Pasear por sus calles nos hace olvidar que estamos a poco menos de una hora en coche de una ciudad de con millones de habitantes, donde el ritmo es frenético y el ruido ambiental nada tiene que ver con el lugar donde nos encontramos. Hablamos de Patones, uno de los pueblos más bonitos de Madrid.

Es curioso cómo pueden cambiar las cosas con tan sólo coger el coche durante una hora. En apenas sesenta minutos podemos pasar de estar rodeados de gente por todas partes en el centro de una gran ciudad como es Madrid, a estar en la más absoluta tranquilidad en un pueblo de la sierra. Y dentro de los pueblos de la sierra de Madrid, si hay uno que llama especialmente la atención, es Patones. Sin lugar a dudas, se trata de uno de los pueblos más bonitos en Madrid, considerado Bien de Interés Cultural.

vistas en patones de arriba

Un poco de historia de Patones

Para conocer la historia de Patones, tenemos que viajar hasta el siglo XVI. La primeras referencias datan de 1555, año en el que Patones de Arriba era dependiente de Uceda. Curiosamente, aunque el pueblo sólo tenía siete habitantes, tenía rey, una figura que surgió cuando los sarracenos conquistaron España.

Por lo visto, algunos cristianos decidieron huir hacia las montañas, y consideraron que la zona donde hoy está ubicado Patones de Arriba sería un buen lugar para no ser descubiertos. Allí se refugiaron en cuevas, y consiguieron pasar desapercibidos. Estos hombres se llamaron los Patones y entre ellos eligieron a la persona que debía liderarles. Además, como toda buena familia monárquica, el sucesor sería parte de la familia.

restaurante rey de patones
Como ya te cuenta en este restaurante, hubo rey en Patones.

Como quien no quiere la cosa, la saga se mantuvo, hasta que en el siglo XVIII se comenzó a valorar la posibilidad de cambiar al rey por un alcalde. Es el 3 de agosto de 1769 cuando Patones se convierte en una aldea independiente de la Villa de Uceda y quizá es entonces cuando desaparece la figura del Rey de Patones.

Si no es suficientemente curiosa esta historia, debes saber que incluso el Consejo Real se dirigía al Rey de Patones como tal. Eso sí, la realeza de Patones estaba subordinada a la española.

calles patones

Es después de la Guerra Civil española cuando se crea Patones de Abajo, que comienza a poblarse allá por 1960.

¿Qué ver en Patones de Arriba?

Lo primero que debes saber es que Patones de Arriba es un pueblo con unos veinte habitantes. Como podrás imaginar, estamos hablando de un pueblo muy pequeño. Es lo que tienen las grandes esencias, que se conservan en frascos pequeños.

que ver en patones

Patones es un pueblo que vive principalmente del turismo. Su preciosa arquitectura negra con base de pizarra le da ese toque tan encantador que tanto nos gusta a los urbanitas y que es tan característico de la Sierra de Ayllón. Por lo tanto, el pueblo en sí ya merece la pena, más allá de todo lo que podamos ver allí. Por cierto, las construcciones más recientes en Patones de Arriba también están hechas de este material, y estamos hablando de edificaciones del siglo XX.

comprar casa en patones

Además de disfrutar de esta característica arquitectura negra, lo primero con lo que te vas a encontrar una vez llegues a Patones es con su impresionante presa. Conocida como el Pontón de la Oliva, se trata de una construcción del siglo XIX que se llevó a cabo por las obras de construcción del Canal de Isabel II, que pretendía llevar agua hasta la ciudad de Madrid. Si eres amante de la fotografía, la vas a disfrutar.

ponton de la oliva pesa de patones
El Pontón de la Oliva es una grandísima obra de ingeniería.

Una vez dentro del pueblo, encontraremos la Iglesia de San José, cuya construcción data de 1653. Nos encontraremos con ella a la entrada de Patones, y en la actualidad se utiliza como sala de exposiciones y promoción turística. Si eres amante de las iglesias y las ermitas, a unos cuatro kilómetros del pueblo encontrarás la ermita de la Virgen de la Oliva, que data de los siglos XII o XIII.

iglesia san jose
La Iglesia de San José te da la bienvenida cuando llegas a Patones

Un pueblo ideal para los amantes de la arqueología

Si eres amante de la arqueología, Patones te encantará. Por un lado nos encontramos con la cueva del Reguerillo, la más importante en la Comunidad de Madrid. Lamentablemente, actualmente está cerrada por el uso inadecuado que se le dio durante décadas. Muchas personas se dedicaron a romper lo que encontraron. Para que te hagas una idea, allí se encontraron restos del neolítico. De hecho, está considerada como Monumento de Interés Nacional desde 1944.

ventana antigua

Por otro lado, también nos encontramos con el yacimiento arqueológico del castro Dehesa de la Oliva. Este yacimiento tiene su origen antes de los romanos, y es una lástima, porque cuando estos últimos llegaron, cambiaron por completo el estilo de vida sus habitantes, llenando la zona de calles y distintos edificios públicos.

Actividades y deporte al aire libre

Independientemente de los lugares que debes visitar en Patones de Arriba y que te acabamos de contar, estamos hablando de un pueblo que disfrutas únicamente paseando, perdiéndote entre sus calles y sacando mil y una fotografías.

puente romano

Pero Patones también tiene su lugar para los deportistas y las personas que disfrutan de las actividades al aire libre. De hecho, verás un montón de gente que pasa por allí con sus bicicletas de montaña y otros muchos que van a hacer senderismo. Es más, el Pontón de la Oliva sirve como punto de salida o llegada de numerosas rutas de senderismo para todos los niveles.

Así que ya lo sabes, si eres de esas personas que además de cultura y buena gastronomía, buscan aventura, Patones de Arriba es un lugar ideal para ti.

senderismo patones de arriba
Este camino puede ser el inicio de una gran aventura

¿Qué comer en Patones?

Como te hemos dicho un poco antes, la economía del pueblo se basa, principalmente, en el turismo. Como podrás imaginar, estamos hablando de que la gastronomía de Patones se cuida al máximo detalle y de que hay un buen número de restaurantes donde comer. Eso sí, te recomendamos que bien vayas temprano y reserves o que lo hagas previamente por teléfono o Internet. Básicamente, porque vas a encontrar sitios para comer, pero la hora a la que comas ya es otra historia.

Como buen pueblo de montaña, la gastronomía de Patones está basada en los productos de la tierra. Estamos hablando de buena carne, hortalizas, legumbres y productos varios de temporada. Por supuesto, la oferta culinaria ha ido evolucionando y puedes encontrar desde la cocina más tradicional a la más moderna. Incluso hay restaurantes de otros lugares. Nosotros comimos en un restaurante asturiano y salimos encantados.

donde comer en patones
Como puedes ver, mal en Patones no se come

¿Cómo llegar desde Madrid a Patones de Arriba?

Desde Madrid hasta Patones de Arriba hay aproximadamente 52 kilómetros, aunque la distancia en carretera es de unos 68 kilómetros. Si vas en coche, tienes que coger la A-1 y tomar la salida 50 hacia la N-320. Tardas algo menos de una hora en llegar.

Es muy importante que tengas en cuenta que aparcar es considerablemente complicado durante el fin de semana. De hecho, hay restaurantes con parking privado, pero si no vas a ellos, puede que te toque aparcar a las afueras del pueblo. El problema no es tanto aparcar lejos (no hablamos de más de 5 minutos andando), sino que cuando vayas a recoger el coche, te va a tocar subir una cuesta un tanto puñetera.

Como puedes ver, Patones de Arriba es uno de los pueblos más bonitos en la sierra de Madrid. Un pueblo que te recomendamos saborear y disfrutar, ideal para ir en pareja, amigos o con niños. Una localidad que, sin lugar a dudas, merece estar pronto entre los pueblos más bonitos de España.

Síguenos en Facebook (Madrid Culture Magazine) y Twitter (@MadridCultureM1) para enterarte de todo el ocio, cultura e historia de Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *