Hace ya siglos que los nacidos en Madrid reciben este cariñoso apelativo. Ojo, sólo los madrileños de pura cepa, aquellos cuyos dos padres y cuatro abuelos son nacidos en nuestra tierra. Pero, ¿por qué se llama «gatos» a los nacidos en Madrid? Viajemos en el tiempo.

¿Qué sería de nosotros sin las leyendas e historias que se han contado a lo largo de los siglos? En este caso vamos a viajar en el tiempo hasta hace casi mil años, en época en la que siempre estábamos de guerras unos con otros. Conquista por aquí, conquista por allá. Batallas por aquí, batallas por allá. Y de aquí (dicen) surge la respuesta a por qué se llama «gatos» a los nacidos en Madrid.

Año 1083, la batalla por la conquista de Toledo

Es difícil imaginar cómo era Madrid hace mil años. En la actualidad vivimos en tal rutina, con tanto avance tecnológico, que pensar en tanto tiempo atrás nos resulta casi imposible. Por cambiar, hasta ha cambiado el nombre de Madrid, denominada entonces Mayrit, y estaba bajo dominio musulman desde el año 852.

Claro que, en aquel entonces, Madrid tampoco tenía la importancia que tiene hoy. De hecho, una de las ciudades más importantes del Reino de Castilla era Toledo, y Mayrit no era más que una fortificación cuya muralla bordeaba la Sierra de Guadarrama y el valle del Manzanares. Pero, aunque no tenía la importancia que tiene en la actualidad, sí que era un punto muy importante a nivel estratégico para poder conquistar Toledo. Y aquí es donde empieza la leyenda.

Alfonso VI, que en aquel momento estaba en plena cruzada contra los «infieles», tuvo claro que, para poder conquistar Toledo, Mayrit era esencial debido a su situación geográfica. Por ello envió a sus tropas a conquistar Madrid, aunque la gran defensa que hacían los musulmanes de su muralla convirtió aquello en una misión casi imposible.

El rey Alfonso VI – Foto: Cuadernos Manchegos

Entonces apareció él. Un joven soldado de las tropas de Alfonso VI se atrevió a escalar la muralla musulmana con la única ayuda de una cuerda y una daga. Con una enorme agilidad y una habilidad felina, consiguió trepar aquel muro que les separaba de la victoria. Y cuando lo consiguió, dejó una de esas imágenes para la historia. El joven lanzó la cuerda a sus compañeros para que pudiesen escalar, quitó la bandera musulmana y colocó la de Alfonso VI.

Una hazaña clave para la victoria de Alfonso VI

Habiendo superado las tropas de Alfonso VI aquella muralla, la conquista de Madrid tuvo lugar. El resto, por supuesto, es historia.

Al parecer, aquel gesto del joven soldado fue ampliamente reconocido por sus compañeros que, desde entonces, comenzaron a apodarle «Gato». Tal había sido su exhibición de agilidad y valentía, que no había un apodo mejor para alguien capaz de cometer semejante hazaña. Y se ve que tal fue el agrado del joven, que decidió cambiar su apellido por el de Gato e incluyó una muralla y una daga en su escudo.

El nuevo escudo del joven Gato – Foto: El Economista

Desde entonces, la familia del joven comenzó a cobrar importancia en Madrid y, con el tiempo, la historia se convirtió en leyenda. Por eso se pasó a llamar «gato» a todo aquel que mostraba valentía.

Evidentemente, el uso del apodo fue evolucionando, y comenzó a llamarse «gato» a todo aquel nacido en Madrid y que fuese madrileño puro, es decir, con sus dos padres y sus cuatro abuelos nacidos en nuestra tierra.

Otras teorías sobre por qué se llama «gatos» a los nacidos en Madrid

Las leyendas, leyendas son, al fin y al cabo. Es más, con todo el tiempo que ha pasado desde entonces, ésto puede ser un poco como cuando jugabas al «teléfono loco»; de lo que sucedió a lo que cuentan que pasó, puede ir un mundo. Por ello hay otras teorías sobre por qué se llama «gatos» a los nacidos en Madrid, aunque algunas tienen un origen común.

Una de estas teorías nos lleva de nuevo hasta este joven. En esta ocasión no se trataba de un soldado como tal, sino de un adolescente que se coló en las tropas de Alfonso VI, ansioso por luchar contra los musulmanes. Él mismo se presentó como Gato por su agilidad para escalar muros, y el rey diseñó el plan que les llevó hasta la victoria. Por eso, con «gato» se definiría “a cualquier persona valiente de Madrid”, tal y como se recoge en el libro «Madrid Oculto».

Otra teoría cuenta que en realidad la hazaña no fue llevada por ningún joven, sino por un noble que se llamaba Gato. Incluso esta teoría lleva a algunos a pensar que fue todo una invención de la familia Gato, que simplemente quería dar grandeza a su reputación.

Incluso hay quien mantiene que lo de llamar «gatos» a los madrileños es más moderno que todo esto, y que viene por la intensa vida nocturna de Madrid.

Síguenos en Facebook (Madrid Culture Magazine) y Twitter (@MadridCultureM1) para enterarte de todo el ocio, cultura e historia de Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *