La cara de tonto que se te queda cuando te estafan suele ser espectacular, digna de ser vista desde fuera. Con el tiempo, hasta quizá podrías reírte de ella (de la cara, no de la estafa). Es lo que nos pasó la semana pasada cuando vimos un cargo inesperado en nuestra tarjeta. Hoy os contamos la estafa que nos hicieron desde el Hotel Antiguo Palacio de Atienza, uno de los lugares donde no dormir cerca de Madrid.

Uno de los objetivos principales de Madrid Culture Magazine es recomendaros lugares para visitar en Madrid, o comer, o alojarse. Nos encanta hablar bien de los sitios, siempre es mucho más gratificante que hablar mal. Pero, ¿qué sucede cuando nos estafan o cuando nos atienden mal? ¿Debemos callarnos o contarlo para evitar malas experiencias a otras personas? Esto es lo que nos sucedió en el Hotel Antiguo Palacio de Atienza en este pueblo de Guadalajara, y os lo debemos contar para evitaros un disgusto.


Primeros problemas con la reserva

Como viene siendo habitual, hicimos nuestra reserva a través de Booking, ya que consideramos ésta como la mejor plataforma de reserva de hoteles en la actualidad. Los precios en estas fechas por los alrededores de Madrid eran un poco elevados y vimos una buena oferta en el Hotel Antiguo Palacio de Atienza. No conocíamos la zona y era una muy buena oportunidad para hacerlo, así que reservamos una habitación doble con cama de matrimonio.

El castillo de Atienza – Foto: Hoteles.net

Al día siguiente de reservar, llega la primera sorpresa: nos envían un email diciendo que no podían reservarnos habitación con cama de matrimonio. Contestamos al correo diciendo que mostraban disponibilidad en Booking y que si no había esta posibilidad, que cancelasen. No recibimos respuesta.

Toca llamar al hotel, nos atiende un recepcionista que dice no haber recibido ningún correo, y que él no puede ayudar, que debemos llamar más tarde para hablar con el propietario. Ningún problema.

Llamamos más tarde, conseguimos hablar con el dueño, José Antonio Elías, y nos comenta que es imposible darnos cama de matrimonio, que las tenían todas ocupadas. Le insisto en la cancelación y dice que la puede hacer, pero sin devolvernos el importe. Para evitar más jaleos, ya que queríamos disfrutar de un fin de semana agradable, decidimos quedarnos con la habitación.

Una estancia agradable en el Hotel Antiguo Palacio de Atienza

La estancia en el Hotel Antiguo Palacio de Atienza fue agradable, al contrario de lo que puede parecer por el titular de este artículo. Es un hotel de 3 estrellas en uno de los pueblos más bonitos en Guadalajara, por lo que realmente estás poco tiempo en la habitación ya que te pasas el rato viendo el pueblo.

Es cierto que quizá hay un cierto olor a humedad al que dejas de darle importancia a los pocos minutos de llegar, y que las paredes son un poco finas (y el vecino de al lado estaba un poco encendido), pero es totalmente pasable. Incluso cenamos en el restaurante del hotel, comimos muy bien y la atención de la camarera fue excelente, preocupándose por nosotros y haciéndonos recomendaciones sobre qué pedir.


Una sorpresa inesperada de 150 euros

Finalmente, tras pasar una noche en el hotel, el domingo nos marchamos. Estuvimos viendo el castillo de Atienza y pasando un mediodía muy agradable en Valverde de los Arroyos, un pueblo precioso y que os recomendamos visitar.

Aquí es donde terminaron las buenas noticias y el buen sabor del fin de semana.

Nuestra primera sorpresa llega el miércoles 4 de marzo. Haciendo un repaso a las cuentas bancarias, me encuentro con que teníamos un cargo de 150 euros por parte del hotel. La habitación estaba pagada y el cargo de 54 euros  de la estancia cobrado. ¿De dónde salían esos 150 euros?

Entramos en nuestra cuenta de Booking y nos encontramos con la siguiente sorpresa:

Acto seguido, procedemos a contestar a este mensaje y a cancelar el cargo de la tarjeta, ya que nada de lo que nos indicaba era cierto. Debía tratarse de un error o que hubiese sucedido en otra habitación y se hubiesen confundido.

Llamo a Booking, comento la situación y nos dicen que no tienen ninguna indicación del hotel en la que se notificase ningún tipo de destrozo. El teleoperador únicamente puede trasladar nuestra queja a los superiores y sólo quedaba esperar y contactar con el hotel.

Primer contacto con el Hotel Antiguo Palacio de Atienza

Tras contactar por la mañana con nuestro banco y ver que al ser una operación de tarjeta y no una domiciliación bancaria, y que lo mejor es intentar solucionarlo directamente con el establecimiento, toca hacer la primera llamada.

Cuando conseguimos hablar con José Antonio, el propietario del hotel, nos encontramos ante un personaje déspota, engreído y maleducado. Según él, habíamos ido a su hotel adrede a destrozar su habitación, ya que no nos había podido dar una habitación de matrimonio. Por ese motivo, nos habíamos dedicado a dar patadas al desagüe de la ducha hasta romperlo, a estropear la mampara de la ducha, a arañar la puerta de la habitación con una llave o una maleta y a romper el grifo del baño. Así, por las buenas.

Cada intento de hacerle entrar en razón, de hacerle ver que su versión no tenía ni pies ni cabeza, recibía una respuesta más absurda que la anterior. Además del «habéis venido a destrozarme la habitación porque no os he dado una cama de matrimonio», nos encontramos con otras lindezas como «sé que habéis sido vosotros porque visteis la habitación en ese estado y no bajasteis a quejaros». Digo yo que para quejarse de una habitación en ese estado, primero habrá que verla en ese estado. Y, aunque la viésemos, no sería tampoco el primer hotel que tiene sus habitaciones en un estado deplorable, por desgracia.

El restaurante del Hotel Antiguo Palacio de Atienza – Foto: redrural.es

Su negativa a devolvernos el dinero incluía la típica chulería del «ven aquí y lo discutimos con la Guardia Civil». Claro que, cuando se enteró de que a nivel profesional quien escribe se dedica a vender puertas industriales y comerciales, intentó que le cambiase la puerta gratis. Con un par, sí señor.

Imposible hacer entrar en razón a este señor, hasta que le dije que tenemos esta web además de otras en las que nos dedicamos a hablar de turismo y que íbamos a recomendar su hotel como un lugar donde dormir si hacías la ruta Sigüenza – Atienza – Valverde de los Arroyos. De hecho le pusimos un 8 en Booking, con comentarios positivos. Ahí sí que le hizo gracia, bajó el tono y nos ofreció que fuésemos el sábado «y hablábamos como los hombres». Nos atendería el sábado de 16 a 22 horas.

Nuestros comentarios del Hotel Antiguo Palacio de Atienza

Claro, ¿quién va a ser tan tonto como para ir de Valencia a Atienza por 150 euros? Pues sí, nosotros.

Del «ahora te mando las fotos por Whatsapp para que veas como estaba la habitación» que nos prometió enviar por nuestra incredulidad, nada de nada. De contestar a los dos emails que le enviamos pidiendo las fotos y la devolución del dinero, nada de nada.




Booking.com

Nuevo viaje a Atienza

Casi recién aterrizado de Irlanda (donde me tocó comerme este asunto), tocó coger el coche y hacer cerca de 400 kilómetros hasta el hotel, donde nos esperaría José Antonio.

Ya.

No sé si fue mayor la cara de tonto que se nos quedó al ver que aquel señor se había vuelto a reír de nosotros, o la de la camarera al vernos otra vez por allí un fin de semana después. El caso es que José Antonio no estaba y nosotros íbamos a poner una hoja de reclamaciones.

La empleada llamó rápidamente a su jefe, que ya no tenía el tono de chulo y sobrado que había puesto el jueves. Ahora era un lindo corderito que sentía que iba a ser sacrificado. Porque estos tontos que seguro que no vendrán desde Valencia, habían decidido ir allí a reclamar nuestro dinero. Y claro, por teléfono enseguida «bueno, voy a creer en vuestra buena fe y os devolveré el dinero. Pero, por favor, confía en mi y te lo devolveré el lunes, que la chica no sabe hacer devoluciones». Ya, una cosa es que nos tomes por tonto y otra es que nos robes dos veces.

Evidentemente, hicimos uso de nuestros derechos (cosa que deberíamos hacer más a menudo como consumidores) y, lamentablemente, nos hemos decidido a contar una historia que preferiríamos no haber contado. Básicamente para que tengáis cuidado ante personajes de este tipo y que sepáis ante qué persona os encontráis si vais al Hotel Antiguo Palacio de Atienza. Porque no somos los únicos que nos hemos encontrado con sorpresas inesperadas, José Antonio Elías es un experto en tomar el pelo a las personas e intentar sacarles más dinero del inicialmente pactado:

Estos comentarios sólo en las reseñas de Google, aquí puedes ver las de TripAdvisor.

Síguenos en Facebook (Madrid Culture Magazine) y Twitter (@MadridCultureM1) para enterarte de todo el ocio, cultura e historia de Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *