Cuando llega el mes de mayo, las fiestas se multiplican en Madrid. El 1, el 2 y el 15 del quinto mes del año son días en los que tenemos cosas por celebrar. Pero, ¿sabes qué se celebra el 2 de mayo en Madrid?

Como cada año, cuando llega el 2 de mayo, en Madrid celebramos el día de la Comunidad de Madrid. Generalmente, cada comunidad autónoma tiene un día histórico que han de celebrar. Nosotros celebramos el levantamiento del 2 de mayo de 1808, el día que el pueblo madrileño decidió rebelarse contra la ocupación francesa de España. Este acontecimiento fue el primero de la Guerra de la Independencia Española y sirvió para expulsar al ejército francés de nuestro país.

El Tratado de Fontainebleau, la traición de Napoleón a Godoy

El 27 de octubre de 1807, Manuel Godoy (valido del rey de España, Carlos IV de Borbón) y Napoleón Bonaparte firmaron el conocido como Tratado de Fontainebleau, según el cual se iba a producir una invasión franco-española a Portugal. Según este tratado, el país luso quedaría dividido en tres partes: el norte sería entregado a Carlos Luis de Parma, antiguo rey de Etruria, en compensación por los territorios italianos entregados a Napoleón; la zona centro se reservaría para un posible intercambio por Gibraltar y la isla de Trinidad, en manos de Gran Bretaña; y la zona sur se entregaría a Manuel Godoy y su familia como Principado de los Algarves.

napoleon bonaparte
Napoleón Bonaparte, el gran emperador francés – Foto: Canal Historia

Pocos días después de la firma, las tropas españolas comienzan a invadir Portugal por el norte y por el sur, mientras que las tropas francesas ocuparon el centro del país, entrando en Lisboa el 30 de noviembre. Esta operación de las tropas españolas en Portugal dejaron nuestro país huérfano de la parte más operativa del ejército.

Mientras tanto, el número de tropas francesas en España fue aumentando, hasta tal punto que el pueblo comenzó a verlas como una amenaza. Estas tropas, en lugar de avanzar hacia Portugal, comenzaron a ocupar diferentes ciudades españolas como Burgos, Salamanca, Pamplona, San Sebastián, Barcelona o Figueras. El total de tropas galas en nuestro país llegó a ser de 65.000 soldados.

Viendo que España comenzaba a ser ocupada de forma «amistosa» por el ejército francés, en marzo de 1808, Manuel Godoy indicó a la familia real que lo mejor era que se retirasen a Aranjuez. De este modo podrían estar alerta por la posibilidad de seguir bajando hacia el sur. También les prepara ante la posibilidad de marcharse a América, como ya había sucedido con el Príncipe Regente de Portugal.

El Motín de Aranjuez y la ocupación de Madrid por las tropas francesas

El 17 de marzo de 1808, un rumor comienza a recorrer las calles de Aranjuez. Este rumor habla del viaje de los reyes, y una pequeña multitud comienza a agolparse frente al Palacio Real y el palacio de Godoy. Los asaltantes, alterados, comienzan a quemar los enseres que allí encuentran, persiguiendo la destitución de Godoy y la abdicación de Carlos IV en el príncipe Fernando.

palacio real de aranjuez
El Palacio Real de Aranjuez – Foto: InSpain

El día 19, Manuel Godoy es finalmente encontrado escondido en su palacio y trasladado hasta el Cuartel de Guardias de Corps. En ese momento, ante el temor a un posible linchamiento, se produce la intervención del príncipe Fernando. Ese mismo día, su padre abdica en su favor, por lo que se convierte en Fernando VII.

El 23 de marzo, Madrid es ocupada por las tropas francesas del mariscal Murat. Al creer que Napoleón respetaría el tratado firmado meses atrás, es recibido como aliado por Fernando VII.

Viendo el vacío de poder que había en España, Napoleón convoca tanto a Fernando VII como a su padre (Carlos IV) en Bayona. Una vez allí, consigue de ellos la abdicación a su favor, concediendo la Corona a José I Bonaparte. Mientras todo esto sucede (hablamos de un proceso que duró unas dos semanas), el mariscal Murat solicita el traslado a Bayona de los dos hijos de Carlos IV que quedaban en Madrid. Ante las instrucciones del rey Fernando VII, la Junta accede al traslado el lunes 2 de mayo.

Fernando VII
Fernando VII, rey de España – Foto: La Vanguardia

El levantamiento del 2 de mayo en Madrid

A primera hora de la mañana, algunos grupos de madrileños comenzaron a concentrarse frente al Palacio Real. La gente era consciente de la voluntad de las tropas francesas de sacar de palacio al último miembro de la Familia Real que quedaba en Madrid, Francisco de Paula, con la intención de llevarlo a Bayona.

Al grito «¡Qué nos lo llevan!» de José Blas Molina, los ciudadanos comenzaron a asaltar las puertas del palacio. El bullicio en la plaza aumentó cuando Francisco de Paula se asomó por el balcón, y un grupo de ciudadanos, pensando que se llevaban al infante por la fuerza, atacó a una patrulla francesa. Viendo la tensión que se estaba produciendo, un batallón y dos piezas de artillería dispararon contra la multitud.

levantamiento 2 de mayo madrid joaquin sorolla
Una representación del levantamiento del 2 de mayo, obra de Joaquín Sorolla

Las noticias de lo que estaba sucediendo comenzaron a correr como la pólvora por toda la ciudad. Fue entonces cuando el pueblo comenzó a luchar por aquello en lo que creían, por evitar la salida del infante, por vengar a sus muertos y por librarse de los franceses.

Una lucha callejera desigual

Para entender lo que sucedió el 2 de Mayo en Madrid, tenemos que partir de una base bastante sencilla. Los dos bandos enfrentados eran el pueblo (equipado con lo que buenamente encontraba en las calles) y un ejército que formaba parte del imperio de uno de los mayores estrategas de la historia, Napoleón Bonaparte.

Así pues, los ciudadanos de Madrid comenzaron a buscar soluciones improvisadas. Se constituyeron partidas de barrio comandadas por repentinos líderes y se buscaron nuevas armas más allá de las navajas. Y lo más importante, intentaron evitar la entrada de nuevas tropas francesas en la ciudad.

cuadro joaquin sorolla dos de mayo
Otra representación del levantamiento del 2 de mayo por Joaquín Sorolla

Evidentemente, el mariscal Murat lo tuvo muy fácil para contener el levantamiento. Cuando los madrileños quisieron evitar la entrada de nuevas tropas francesas en Madrid haciéndose con las puertas de la ciudad, unos 30.000 franceses ya se encontraban dentro.

A pesar de esto, el pueblo siguió luchando por su libertad, y cualquier piedra o maceta era utilizada como arma. Fue un día en el que los navajazos, los degollamientos y las detenciones se sucedieron a lo largo de toda la ciudad. Cientos de personas de ambos bandos, de los dos sexos y de todas las edades murieron en el levantamiento del 2 de mayo.

Así lo relató Benito Pérez Galdós en su obra «El 19 de marzo y el 2 de mayo»:

En el Pretil de los Consejos, por San Justo y por la plazuela de la Villa, la irrupción de gente armada viniendo de los barrios bajos era considerable; mas por donde vi aparecer después mayor número de hombres y mujeres, y hasta enjambres de chicos y algunos viejos fue por la plaza Mayor y los portales llamados de Bringas. Hacia la esquina de la calle de Milaneses, frente a la Cava de San Miguel, presencié el primer choque del pueblo con los invasores, porque habiendo aparecido como una veintena de franceses que acudían a incorporarse a sus regimientos, fueron atacados de improviso por una cuadrilla de mujeres ayudadas por media docena de hombres.

Lógicamente, las tropas francesas salieron vencedoras en esta histórica jornada. Aún así, la resistencia ciudadana fue muy superior a la imaginada por Murat. Mención especial a lo sucedido en la puerta de Toledo, la puerta del Sol y el Parque de Artillería de Monteleón. Como consecuencia del levantamiento, Murat sometió a la ciudad bajo la jurisdicción militar y puso bajo sus órdenes a la Junta de Gobierno.

Las consecuencias del levantamiento del 2 de mayo

Como no podía ser de otra forma, las consecuencias del levantamiento popular fueron crueles. El mariscal Murat se marcó tres objetivos claros: controlar la administración y el ejército español, aplicar un duro castigo a los rebeldes para avisar al resto de españoles de lo que podía suceder si se sublevaban y afirmar que era él quien gobernaba España. Esa misma tarde, firmó un decreto por el cual creó una comisión militar con la intención de sentenciar a muerte a todos aquellos ciudadanos detenidos con armas en las manos.

El Consejo de Castilla prohibió el derecho de reunión en sitios públicos, además de ordenar la entrega de cualquier tipo de arma. Los militares españoles, que dieron la espalda al levantamiento, colaboraron en la comisión militar.  Los únicos que se unieron a la rebelión fueron los artilleros del Parque de Monteleón al mando de los capitanes Luis Daoíz y Pedro Velarde. Las clases pudientes prefirieron respaldar a las tropas francesas antes que a sus propios compatriotas.

fusilamientos 3 de mayo goya
Fusilamientos del 3 de mayo, obra de Goya

Esa misma tarde, los primeros fusilamientos tuvieron lugar. En el Salón del Prado se fusila a 32 personas y otras 11 en otros puntos de Madrid como Cibeles, Recoletos, Puerta de Alcalá y Buen Suceso. Al día siguiente se fusila a 36 personas más, 24 en la montaña del Príncipe Pío y 12 en Buen Retiro. En total, se ha calculado que en el levantamiento del 2 de mayo murieron unas 500 personas. Sólo una décima parte de ellas fueron militares.

La importancia del levantamiento ciudadano

A pesar de las dramáticas consecuencias para todos los detenidos, el levantamiento del 2 de mayo se convierte en un punto de inflexión en la ciudadanía española. Al contrario de lo que pensó Murat, que creía tener asustado a todo el pueblo y que sería propietario de la Corona, los ánimos de los españoles estaban muy alterados y estos sucesos fueron la señal de comienzo de la lucha contra los franceses en todo el país.

Sin ir más lejos, el mismo 2 de mayo por la tarde, en Móstoles, el político Juan Pérez Villamil, secretario del Almirantazgo y fiscal del Supremo Consejo de Guerra, hizo firmar a los alcaldes de la localidad un bando en el que se llamaba a todos los españoles a luchar contra el invasor, empezando por acudir a Madrid a socorrer a sus compatriotas.

Ese bando se puede considerar el comienzo del levantamiento general. Pedro Pérez de la Mula (corregidor de Talavera de la Reina) y Antonio Martín Rivas (alcalde mayor de Trujillo) prepararon el alistamiento de voluntarios, con víveres y armas, para acudir al auxilio de Madrid.

El hecho de que la Junta de Gobierno no opusiese resistencia al mariscal Murat, provocó su descrédito ante la población. Diversos organismos alternativos, como las juntas provinciales y locales, únicamente reconocieron la autoridad de Fernando VII, uniéndose en verano en la Junta Suprema Central.

Más tarde comenzaría la Guerra de la Independencia Española que te explica el siguiente vídeo.

Los homenajes del 2 de mayo

Como no puede ser de otra forma, los homenajes a los valientes que se rebelaron ante los franceses, siguen vigentes en la actualidad. Cada 2 de mayo tienen lugar en Madrid numerosos actos en recuerdo a este día histórico. Los más conocidos son la ofrenda floral a los héroes en el cementerio de la Florida  y un desfile militar en la puerta del Sol que termina con la colocación de una corona de flores en las placas de agradecimiento a los que lucharon aquel día y a los ciudadanos que ayudaron a las víctimas del atentado del 11-M. También tiene lugar la ceremonia de entrega de las Medallas del Dos de Mayo en la sede de la Comunidad de Madrid.

Por otro lado, en Muriendas (Cantabria), en la casa de Pedro Velarde, los vecinos, el ayuntamiento y el gobierno cántabro celebran una misa y una ofrenda floral en su honor. En Sevilla, ciudad natal de Daoiz, un destacamento de artillería rinde honores ante la estatua del capitán en la Plaza del Dos de Mayo.

Otros 2 de mayo a lo largo de la historia

Por curioso que parezca, el levantamiento del 2 de mayo en Madrid no es la única cita histórica que ha tenido lugar en ese día. De hecho, es una fecha en la que se repiten acontecimientos históricos, a veces a nivel mundial. Por ejemplo, el 2 de mayo de 1945 se retiraron las tropas alemanas ante el ejército soviético después de la Batalla de Berlín. El 2 de mayo de 1994, Nelson Mandela se proclama presidente en Sudáfrica. El 2 de mayo de 2011, Barack Obama anunció la captura y asesinato de Osama Bin Laden.

Síguenos en Facebook (Madrid Culture Magazine) y Twitter (@MadridCultureM1) para enterarte de todo el ocio, cultura e historia de Madrid.

3 Comments on “El 2 de mayo en Madrid, cuando el pueblo se alzó contra los franceses”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *